8.6 Instalación en entornos extremos

8.6.1 Condiciones de congelamiento o altas temperaturas

Nota:

Aunque se puedan tomar precauciones, colocar un AquaVent en una situación en la que el agua pueda congelarse, puede dañar permanentemente el sensor.

No se recomienda instalar AquaVent en ubicaciones que pueden estar en riesgo de congelamiento sin tomar precauciones. Cuando el agua se congela se expande en aproximadamente el 9% por volumen. Una expansión del 9% es comparable a una presión extrema. Por ello, el congelamiento sólido tiene el potencial para dañar al transductor de presión, que está especificado para tolerar hasta un 200% de su rango de fluctuación de profundidad. Entonces, se debe tener cuidado cuando se elige el rango del transductor de presión adecuado para su aplicación.

Si se monitorizan cuerpos de agua poco profundos o zonas de agua subterránea susceptibles de congelamiento, la forma más fácil de evitar daños al transductor es bajar al transductor hasta un punto en la columna de agua por debajo de la línea de congelamiento o de la profundidad de formación de hielo. En cuerpos de agua como arroyos poco profundos, pantanos o lagunas donde el congelamiento puede penetrar hasta el fondo, instale el AquaVent en un pozo de amortiguación ventilado embebido en el fondo del cuerpo de agua más allá de la línea de congelamiento.

En casos donde no se puedan tomar las precauciones antes mencionadas y el AquaVent deba instalarse en una zona de congelamiento, se recomienda que el AquaVent se coloque sellado dentro de un globo con membrana gruesa relleno con alguna solución anticongelante, que no sea tóxica ni corrosiva. Coloque el globo en una sección de tubería perforada de diámetro interno de 1,25" (30 mm) e instale el AquaVent en al agua monitorizada. La solución anticongelante protegerá al AquaVent de la expansión del hielo en el transductor de presión, pero transmitirá toda fluctuación de presión y temperatura que se produzca. No obstante, se debe tener en cuenta que, aunque se tomen estas precauciones, todavía existe el riesgo de que el sensor se dañe permanentemente si un AquaVent se coloca en una situación en la que agua puede congelarse.

Tenga en cuenta que se puede usar una protección de instalación similar cuando el AquaVent está monitorizando líquidos que no son compatibles con materiales mojados.

El rango de temperatura de funcionamiento para el AquaVent es de -20° a 80 °C (-4° a 180 °F). En el extremo opuesto de la escala térmica, exponer al AquaVent a temperaturas por encima de 80 ºC puede dañar al termistor y además afectar al AquaVent.