10.1.5.1 Condiciones de congelaminto y altas temperaturas

solinst leveloggers condiciones de congelamiento condiciones de alta temperatura instalaciones de levelogger image

Figura 10-16 Instalación
en líquido en congelamiento

No se recomienda la instalación del Levelogger en profundidades sumergidas que pueden estar en riesgo de congelamiento durante la sesión de monitorización sin tomar las precauciones adecuadas para evitar el daño al transductor. Cuando el agua se congela se expande en aproximadamente el 9% por volumen. Una expansión del 9% puede equiparar a una presión extrema como se muestra en el Ejemplo 10.1. Por ello, el congelamiento sólido tiene el potencial de dañar al transductor de presión, que está calificado para tolerar hasta un 200% (150% para los modelos del Levelogger Gold y Junior) de su rango de fluctuación de profundidad. Las presiones más allá de este umbral pueden dañar al transductor. Entonces, se debe tener cuidado cuando se elige el rango de transductor de presión adecuado para su aplicación.

 

Ejemplo 10.1 Efectos de congelamiento sólido

La presión ejercida por la expansión física o el proceso de cristalización del hielo en una superficie de contacto de retención o cerramiento está relacionada con el gradiente de temperatura sobre la que se genera el proceso; es decir, la velocidad a la que se produce el congelamiento. Por ejemplo, el congelamiento del líquido a -22 ºC puede crear presiones de expansión de 22 kg/cm2 o 313 psi o el equivalente de 721 pies o 220 m de profundidad de la columna de agua.

 

Con precauciones, el Levelogger puede emplearse en entornos de líquidos en congelamiento. Si se monitorizan cuerpos de agua playos o zonas de agua subterránea susceptibles al congelamiento, la forma más fácil de evitar daños al transductor es bajar al transductor hasta un punto en la columna de agua por debajo de la línea de escarcha o profundidad de formación de hielo. En cuerpos de agua como arroyos playos, pantanos o lagunas donde el congelamiento puede penetrar hasta el fondo, instale el Levelogger en un pozo de amortiguación ventilado embebido en el fondo del cuerpo de agua más allá de la línea de escarcha.

Nota:

Aunque se puedan tomar precau- ciones, colocar un Levelogger en una situación en la que el agua pueda congelarse, dañará perma- nentemente el sensor.

En casos donde no se puedan tomar las precauciones antes mencionadas y el Levelogger deba instalarse en una zona de congelamiento, se recomienda que el registrador se coloque dentro de dos globos de silicona, goma o látex expandido. Estos globos pueden rellenarse con solución anticongelante, no tóxica, y sellarse (Figura 10-16). Coloque los globos en una sección de caño perforada de diámetro interno de 1,25" (30 mm) e instale el registrador en al agua monitorizada. La solución anticongelante protegerá al Levelogger de la expansión del hielo al transductor de presión, y transmitirá toda fluctuación de presión que se produzca. No obstante, se debe tener en cuenta que aunque se tomen estas precauciones, todavía existe el riesgo de colocar a un Levelogger en una situación en la que agua puede congelarse y se dañará permanentemente el sensor (vea el Ejemplo 10.1).

Tenga en cuenta que se puede usar una protección de instalación similar cuando el Levelogger está monitorizando líquidos que son compatibles con materiales mojados.

El rango de temperatura de funcionamiento para Leveloggers es de -20° a 80°C (-4° a 180 °F). En el extremo opuesto de la escala térmica, exponer al Levelogger a temperaturas más allá de 80 ºC puede dañar al transmisor y además afectar al Levelogger.